Tienes la web lista de tu hotel, con toda la información relevante y atractiva para tu huésped potencial.

Cuando alguien visita tu página y decide que eres la opción para hospedarse en su próximo viaje,llega a la sección de reservaciones (¡por fin!), comienza el registro y…TERROR…se arrepiente y cierra la página.

  • ¿PERO POR QUE HACE ESO? te preguntarás.


Un cliente al planear su viaje hace comparaciones de precios, calificaciones de usuarios en sitios de viajeros y así define un número limitado de opciones, como vimos en este post.

Una vez que ha decidido, si el proceso de reservación es tedioso, la página no se descarga bien o si la opción que ofrece para pagar la reservación es complicada, descartará de inmediato al hotel. Así, sin más contemplaciones.

Por eso te recomendamos que revises tus formularios, incluyas formas de pago fáciles para el usuario y, sobre todo, que la navegación por tu sitio y por esta fase sea lo más amable y sencilla para tus futuros huéspedes. Si lo haces, darás una imagen impecable a tu huésped de tu servicio, incluso antes de que te visiten.

Si requieres asesoría, actualizaciones de tu página sobre esta u otras opciones podemos ayudarte. ¡Contáctanos ahora!